Candelaria Films Logo

ESP | ENG
PRODUCCIÓN
SERVICIOS DE PRODUCCIÓN
CONTENIDO
COMERCIALES
MULTIMEDIA
PROYECTOS
NOTICIAS
CONTÁCTENOS
Cerrar menú
Lo nuevo en Audiovisual
Entrevista a Juan Pablo Rios, Documental el Retorno
Juan Pablo Ríos en el 15 DocBuenosAires: “El cine documental se hace con la cámara apagada”
El realizador colombiano Juan Pablo Ríos llega al 15 DocBuenosAires con El retorno (2014), su segundo largometraje, para participar de la muestra con muchas expectativas. En ella se mete con una saga familiar que luego de muchos años intentará sanar algunas heridas marcadas a fuego en los protagonistas. Antes del encuentro con el público EscribiendoCine pudo dialogar con él para conocer más de su trabajo y de su particular mirada sobre el hecho artístico.

Película relacionada El retorno (2014)

¿Cómo conociste al grupo familiar protagonista? Es mi madre, y son sus hermanas, y decidí mantener esto en secreto por un tema formal y de fondo, y hablando me he dado cuenta que esto me posibilitó estar distante. La historia a mí no me ha afectado, en el sentido que yo me crié en otro lugar y atmósfera, pero sí veía que mi madre y sus hermanas cargaban con dolores profundos, aún manteniéndose cohesionadas, y ahí yo ví una película, y además tenía 34 años de investigación sobre el tema.

¿Esto te ayudó a tener una mirada más objetiva? Fue una decisión de fondo y de forma, yo hago cine documental y de ficción, si me preguntas las diferencias, que existen, el resultado es el mismo. En cuanto al documental me gusta el cine que se acerca al tema de manera tranquila, con cierta ternura.

¿Te ayudó la familiaridad para lograr tanta empatía? Todas las mujeres tuvieron mucho que ver conmigo, y todas son importantes para mí, y tenía el temor, ya que nunca estuvieron en contacto con una cámara, de que quizás no lograra nada. Mi madre no tiene en claro qué hago en el cine. Yo trabajo con un gran equipo y pensé que las iba a intimidar, pero ellas siempre han estado enfrentadas a mis locuras, anteriormente tenía una banda de punk y siempre me han visto rodeado de gente. Pude lograr el retrato de su intimidad y eso me gusta.

¿Cómo fue el plan de la película y acercarles la propuesta del film? No les acerqué toda la información, pero sí les pregunté si querían hacer catarsis con la película, a mí el tema no me parece bárbaro, hay otras cosas que me sorprenden de Colombia, lo que sí quise es que pudieran compartirme momentos del familia. No es sólo un film sobre el regreso, es para mí un film tributo a la familia, como un capricho, porque quiero terminar una trilogía con el ícono de la familia como vehículo cohesionador. En mi primer film estaba presente la voz del padre, acá sobre las hijas, y quiero hacer una sobre la madre.

¿Cómo fue el proceso de catarsis? Más allá de reproches por cosas no compartidas, siempre hubo entendimiento entre todas, a medias, pero con el paso del tiempo ellas siguen descubriendo cosas sobre las demás. Si me preguntas cómo me afectó a mí, a como soy hoy, fue la muerte de uno de los hermanos, algo que se repite, y yo aparezco en una escena suelto en lágrimas porque me afecto, y yo hice ahí también catarsis.

Hay algo de “realismo mágico” en el film… Hablar de este término le entrega una cualidad filoso a esto, Gabriel García Márquez tuvo la perspicacia de ver qué pasaba en las familias, para mí es algo muy universal, el tema de la familia y su observación es largo, una buena vida pueda ser una gran película.

¿Qué devolución te han hecho del film? Hace 15 días una de las hermanas murió, y mi madre me llamó, mientras estaban todas reunidas y me dijo: “estamos viendo tu película”, y eso es hermoso, y a mí me encanta esto, porque además del puñado de fotos que tienen, tienen una película, y eso es para mí maravilloso, porque trasciende.

Hay un trabajo importante sobre la memoria y los recuerdos, ¿cómo decidiste esto? Fue surgiendo, pero cuando uno filma algo ya hay recuerdos, uno pone la cámara y lo que graba ya es un recuerdo, y eso me parece intenso, porque el cine permite congelar pequeños episodios, y en ese orden de ideas esto se relaciona a algo que pienso que es que un cineastas sin nostalgia no existe, porque es lo que te llena de carne, de olor, de poder, de tantas cosas que nos hacen seres humanos y que nos fundan. Esta película es una pequeña oda a la nostalgia, y yo con mis 34 años siento nostalgia de cosas, imagínate ellas, el ejercicio del filme buscaba que la memoria sea regidora del relato, porque nos da pistas sobre el futuro y hacia dónde vamos.

¿Cómo fue el retorno? Algunas nunca habían vuelto, y fue un choque interesante para mí, y yo concebía a mi familia mucho más dramática de lo que realmente pasó, y fue una gran sorpresa. La imagen de mi abuelo, el que se suicida, fue borrada de los álbumes familiares, y esto yo me di cuenta de grande, de hecho a mi abuela nunca le habían contado esto, por la vergüenza que les hacían sentir, y me pareció muy bien cómo ellas al regresar tomaron con tanta naturalidad el tema.

¿Y qué pasa cuando los hechos indican otro camino? Yo siempre escribo todo, tanto en ficción como en documental, siempre tengo guion y eso me permite tener cierto control para trabajar. Adaptarse es una buena opción y permite trabajar con la realidad, porque sin ésta no habría posibilidades.

¿Cuánto tiempo fue el rodaje y cuánto para finalizar el film? Aproximadamente cinco años, y en su mayor parte éste tiempo fue para conseguir financiación, luego hubo un proceso de recapitulación de la investigación, me sentí a escribir muy juiciosamente y me senté a hablar con los personajes y realicé una estructura piramidal de éstos con un valor que cuando mi equipo llegó a rodar ya sabía quién era cada uno, al día siguiente por ejemplo el sonidista me dijo yo me voy con este porque sé que va a pasar algo. Eso fue dos años más, y el rodaje en sí fue rápido, porque siempre así lo hago, habrán sido 28 días, porque para mí el cine documental se hace con la cámara apagada, construyendo la relación con el personaje, porque no sólo se puede hacer con “amigos” también con alguien enfrentado y hay que realizar una conexión.

¿Y de edición? Fue un año, tuvimos una primera versión de 120 minutos que enfrentamos a ojos expertos e inexpertos y nos dejamos permear mucho, porque siendo tan personal lo necesitaba.

¿Esta primera versión la vio tu familia? No, vieron la final en un festival en Colombia, con buena respuesta del público, y a mi madre, para mí algo importantísimo, le encantó, y además una de ellas nunca había ido al cine, así que me pareció superinteresante, porque también era la más hermética de todas, y los medios le preguntaban y ella sólo respondía con monosílabos, ella tenía miedo “físico” de qué le iba a pasar en el cine.

¿Por qué le das tanta importancia al arte en tus trabajos? Porque creo que es un elemento que nos define en demasía, los seres humanos no somos lejanos al acto estético, y siempre me detengo el universo en el que los personajes se mueven y me gusta hacer una lectura muy juiciosa sobre esto. La cámara me da la posibilidad, además de ser una herramienta que respeto y admiro mucho, de mirar con paciencia y ternura al objeto, y eso lo disfruto. Hay un cine documental muy bello en términos de fotografía y dirección, y en mi caso, los personajes me han permitido serlo.

¿Cuán difícil es hacer cine documental en Colombia? Hacer cine en Latinoamérica es muy difícil y a pesar de haber fondos de estímulos, son de una competencia muy ardua para conseguirlos, y éstos siempre serán pocos para todos los que los necesitamos, es muy difícil lograr que la empresa privada se meta en tus proyectos, y esto a pesar de haber una ley que los nexe con nosotros, y eso que la TV está volcando su mirada hacia el cine documental, pero pese a esto en las salas no ingrese. El cine documental es el que más me ha sorprendido en el último tiempo, ha logrado joyas más seguido que en la ficción. Si uno revisa las filmografías de ficción que han levantado premios en festivales uno percibe cierta mirada del documental. Pensaba estos días que en el boom de las series, que esconde cierta estandarización, está homogeneizando a los realizadores y me preocupa que asfixie todo, más cuando el cine nos define y permite bucear en nuestras culturas, que son jóvenes.

¿Cómo te sentís acompañando el film? El circuito se completa viéndola en sala con la gente, porque de alguna manera un saca cosas para el oficio y para lo que viene, y es una apuesta, me siento feliz que me invitaran al DocBuenosAires porque es difícil encontrar lugares para exhibirlas en los grandes festivales, y me niego a que haya sólo veinte buenas para mostrar, para mí no están los circuitos necesarios para exhibirlas, en Colombia me es muy difícil, mi primera película fue complicadísimo mostrarla.

Y no pensás hacerlo en otras pantallas Sí, yo voy a liberarlas en Vimeo, los canales pagan algo y eso sirve para otros proyectos, pero pienso liberarla para recibir comentarios.

¿Estás con un nuevo proyecto? Este año rodé Hombre (2015) en ficción que estrenaré en 15 días en Rio de Janeiro y otros Festivales y en breve rodaré en Colombia otra ficción, pensando otro documental y otras cosas, siempre estoy trabajando.

Fuente: escribiendocine.com
Leer más noticias
Facebook Candelaria Films
Google+ Candelaria Films
Vimeo Candelaria Films
Youtube Candelaria Films
© 2014 - Candelaria Films - Todos los derechos reservados.
Teléfono: (+571) 659 7048 - E-mail: contacto@candelariafilms.com
BOGOTÁ - COLOMBIA